Sabor a infierno: los científicos piden acostumbrarse: tal vez 2025 sea mejor, pero el calor permanece

Del 2013 al 2018 se registraron 62 días con concentraciones iguales o superiores a 155 ppb de ozono en la ZMVM, según autoridades capitalinas. En ese período se aplicaron 29 eventos de ocurrencia ambiental, pero antes de 2016 los límites eran de 185 ppb.

Ciudad de México, 24 mayo (Maar).– El contingencias ambientales se convirtió en un pan de cada dia –o cada semana– en el Área metropolitana del Valle de México. Los vecinos utilizan sus canales de comunicación y redes sociales para saber diariamente si sus el motor circula. Los docentes leen las noticias sobre la emergencia ambiental del día antes de ir a sus escuelas, donde tienen que forma tus planes de estudio enfrentar: ya sea que salgas al patio, frente a los rayos del sol o el molesto smog, se ha convertido en una nueva rutina, frente a actividad solarél efecto del cambio climáticoy otros que se acumulan sobre una ciudad –y su área metropolitana– que está cada vez más estresada.

Ahora, sumado a las intensas olas de calor que se viven en todo el país, y de forma sin precedentes, como en muchas regiones, la capital del país y el Estado de México, conocida como la ZMVM, donde casi todas las veces se han batido récords. Semana de temperaturas nunca antes vistas.

El 9 de mayo, por ejemplo, al menos nueve ciudades mexicanas batieron récords de temperatura: Ciudad Victoria, en el estado fronterizo de Tamaulipas, alcanzó los 47,4 grados centígrados.

Con precipitaciones inferiores al promedio en la mayor parte del país en lo que va del año, lagos y embalses se están secando, las reservas de agua se están agotando y las autoridades han tenido que transportar agua en camiones para abastecer tanto a los hospitales como a los equipos de trabajo. Los bajos niveles de represas hidroeléctricas contribuyeron a apagones en algunas partes del país.

El tráfico es uno de los principales factores de contaminación en la ZMVVM. Foto de : Victoria Valtierra, Cuartoscuro

Además, los consumidores también están sintiendo la presión. Esta semana, por ejemplo, la cadena nacional de tiendas de conveniencia Oxxo, la más grande del país, dijo que estaba limitando las compras de hielo a sólo dos o tres bolsas por cliente en algunos lugares.

“Tenemos una combinación de tendencias a largo plazo y variabilidad climática. Tenemos El Niño, actividad solar… Tenemos oscilaciones: un año bueno, dos malos, pero ahora estas oscilaciones se montan en una tendencia ascendente, provocada por la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Posiblemente el año que viene pueda ser mejor, pero no mejor de lo que estábamos acostumbrados. Puede que no sea tan malo como esto, pero tampoco como el pasado», reflexiona en una entrevista con Sin embargo Dr. Luis Gerardo Ruiz Suárez del Instituto de Ciencias Atmosféricas y Cambio Climático (ICAyCC) de la UNAM.

DE MAL EN PEOR

Pero la situación empeorará aún más. Incluyendo posibles eventos ambientales que faltan en el año.

El miércoles, científicos de la UNAM advirtieron que México superará récords históricos de calor en los próximos días y semanas en un hecho sin precedentes. Lo más probable es que 2024 sea el año más caluroso jamás registrado; Los científicos ya han advertido que se produciría un aumento importante de la temperatura debido al fenómeno «El Niño».

México vivirá en los próximos días sus peores semanas de altas temperaturas, según los expertos. Foto de : UNAM

Pero en los próximos 10 o 15 días el país experimentará las temperaturas más altas registradas en la historia y esto podría provocar altos niveles de contaminación por la presencia de ozono, advirtió el ICAyCC.

En el caso de CdMx, puede llegar a los 34 o 35 grados centígrados; en San Luis Potosí, por encima de los 45 grados. El Coordinador del Programa de Investigación sobre Cambio Climático (PINCC), Francisco Estrada Porrúa, informó que abril del año pasado fue el mes más caluroso de la historia, no sólo en México, sino en 47 países, algo que carece de registro histórico, por lo que es muy probable que 2024 será el año más caluroso jamás registrado.

“¿Qué se requiere para un episodio de contaminación extrema? Altas temperaturas, mucha radiación, poca ventilación, y esto genera el fenómeno. Cuanta más radiación hay, más reacciones hay. Y a temperaturas más altas, las reacciones químicas se vuelven exponenciales. Entonces hicimos que la cadena fuera más rápido. Y el otro efecto es que las emisiones aumentan exponencialmente: en un día soleado todos olemos la gasolina del coche. Tienes la sopa perfecta para este episodio, porque son las condiciones que generan una ola de calor”, explica el experto de la UNAM.

EL PROBLEMA DE LAS ONDAS DE CALOR

En las próximas dos semanas las temperaturas alcanzarán los 34-35 grados centígrados en la capital del país. Foto de : UNAM

El fenómeno que vamos a vivir, explican los expertos, se debe a la urbanización, por lo que si se compara esta información con el atlas de riesgo de la Ciudad de México y el área metropolitana, se puede ver que ambas regiones coinciden. Es decir, el municipio con mayor calentamiento será Nezahualcóyotl, así como los municipios de Venustiano Carranza, Iztacalco, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero, donde la temperatura ha aumentado uno o dos grados centígrados.

¿Y las soluciones? Dr. Ruiz Suárez sostiene que ahora hay que hacer dos cosas: «Mitigar y adaptar». «En estas dos acciones están lo colectivo y lo individual. Por ejemplo dejar el coche en casa y utilizar el transporte público, pero necesito la oferta de transporte público. Necesitamos una oferta amplia, segura, eficiente y cómoda donde elegir. «Para ese suministro, o para la vivienda, siempre es necesaria la acción del Estado: la manera más eficiente de combatir el cambio climático, la contaminación del aire y al mismo tiempo protegerme, es vivir cerca del trabajo», explica.

El cambio es ciertamente sistémico. «Lo más eficaz es ofrecer viviendas a distancias razonables de la fuente de trabajo. Pero no ha habido una oferta o programa gubernamental de vivienda en los últimos 30 años. Infonavit y Fovissste jugaron con las reglas del mercado: muchas casas se compraron a enormes distancias de los puestos de trabajo porque no había otra opción. El resultado de una ciudad como ésta es que tampoco se puede dar un servicio eficiente: no hay mercado para líneas de Metro ni de Metrobús, y la solución está en combis o autobuses”, añade. Un circulo vicioso.

La primera ola de calor en el país provocó que en algunas regiones del país se alcanzaran los 44 grados centígrados en la tarde del 9 de mayo. Foto: Gabriela Pérez Montiel, Cuartoscuro

Pero el problema no es de barrios, ni de ciudades, ni siquiera sólo de algunos países. Es un fenómeno mundial. «Una norma nacional: la eficiencia de los vehículos, que cada vez ofrecen mejores kilómetros por litro, será una norma aplicable a nivel nacional», explica. “Y de carácter local, los programas de verificación obligatoria, Hoy No Circula… Pero todos los niveles deben poner su granito de arena”, concluye.

Sin embargo, la voluntad política y del sector privado está lejos de ser ideal. «He experimentado que los representantes gubernamentales a veces eligen el lado de la academia y las organizaciones de la sociedad civil, y otras veces el lado de los industriales. El problema de la protección del medio ambiente es que tiene que estar presente en la población para ejercer presión. Si implementamos esto, los gobiernos avanzarán más hacia regulaciones progresistas. Si lo ignoramos, las cosas seguirán como están”, aseveró.

“He estado participando desde hace muchos años en comités de normas donde el sector privado viene con el discurso de que hay que hacer algo para proteger el medio ambiente, pero si pones valores estrictos dicen que afectará el empleo, aumentará los costos, la competitividad. .. Nunca he tenido la experiencia de que acepten los valores que proponen. Pero si no tienen éxito en los valores de la norma, buscan un método más tolerante. Es sistemático”, destacó.

LA EVOLUCIÓN DE LAS MEDIDAS

Desde 2006 se miden las contingencias con base en la norma ambiental NADF-009-2006, actualizada en 2018, para cinco de los contaminantes: dióxido de azufre, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, ozono y partículas en suspensión. Se representó con una escala que va del 0 al 500, donde se asignó el valor de 100 al valor que indica la Norma Oficial Mexicana para cada contaminante.

Una gruesa capa de contaminantes cubre diferentes puntos de la capital del país. Foto de : Rogelio Morales, Cuartoscuro

Un valor inferior a 100 se consideró satisfactorio y de bajo riesgo para la salud, mientras que un nivel superior a 100 implicaba algún riesgo para la salud, es decir, a mayor valor del índice, mayor contaminación y riesgo.

En la década de 1990 se aplicó la Etapa 1 de contingencia ambiental cuando se alcanzaron 294 ppb (partes por mil millones). Esta concentración cambió ocho veces para hacer los valores cada vez más estrictos y proteger la salud de la población. Los cambios más recientes son:

—2011 a 2015 = 199 ppb

—2015 a 2016 = 185 ppb

—2016 a la fecha = 155 ppb

La fase 1 de la contingencia ambiental deberá medir un índice mayor a 155 puntos. Para ingresar a la Fase II, se deben registrar 200 ppb de ozono. En este estado, además de las medidas de la Fase I, se suspenden las clases de nivel básico y los eventos artísticos y deportivos al aire libre.

Consultadas sobre el número de contingencias que se han presentado este año -son 10 emergencias, contando la que comenzó el miércoles 22 de mayo-, las principales autoridades explicaron que «las contingencias ambientales atmosféricas se determinan a nivel mundial para proteger la salud de las personas, reducir la emisión de gases contaminantes». «.

De 2013 a 2018 se registraron 62 días con concentraciones iguales o superiores a 155 ppb de ozono en la ZMVM, según la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México. En ese período se aplicaron 29 eventos de ocurrencia ambiental, pero antes de 2016 los límites eran de 185 ppb. “Es decir, si en ese período se hubieran determinado las 155 ppb que se utilizan actualmente, el número de contingencias hubiera sido mayor”, explicó.

Manuel González

Ciudad de México | 1993. Estudió periodismo. Actualmente se desempeña como redactor en la redacción de SinEmbargo MX. Anteriormente, fue corresponsal de Infobae México, la Agencia de Prensa Alemana (dpa) y El País América. Tiene un blog personal (Notas en la ciudad), una newsletter (Notas subrayadas) y un podcast (Al otro lado del sueño).

Puede interesarte

Altera el ecosistema del muro fronterizo

05 MIN 00 SEG Grupo REFORMA Ciudad de México (26 de mayo de 2024).-21:00 horas. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *