¿Pueden las piscinas de aire frío generar una vegetación más resistente al cambio climático?

Violeta del Teide
Ejemplar de violeta del Teide, especie endémica de la isla de Tenerife, que Alexander von Humboldt describió durante su primera ascensión al pico del Teide. © Proyecto REBECA
José Miguel Viñas

José Miguel Viñas 8 minutos

Durante mi participación en la XXXI Expedición Antártica Española, que tuvo lugar en 2017-2018, tuve la oportunidad de conocer a un nutrido grupo de investigadores de diferentes campos de estudio. Uno de ellos es el biólogo José Ignacio García Plazaola, experto en fisiología vegetal y catedrático de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), que lleva años desarrollando diferentes líneas de trabajo centradas en Capacidad de supervivencia y adaptación de los organismos vivos (plantas, algas, líquenes, hongos…) en condiciones climáticas extremas..

En la citada campaña participó junto a otros dos investigadores en el proyecto TOPSTEP (Bases mecanísticas para la compensación entre la fotosíntesis y la tolerancia al estrés). Regresó a la Antártida en la campaña 2021-2022; Lo hizo con el proyecto EREMITA (Raíces evolutivas de tolerancia múltiple al estrés en plantas). En 2023 solicitó un nuevo proyecto de investigaciónque concedieron, en este caso para realizar en Parques Nacionales de España, al que me incorporé como parte del equipo.

Plantas y microbiota en piscinas de aire frío.

El nombre completo del proyecto es: “El piscinas frias de los Parques Nacionales de España: ¿Microrefugios de biodiversidad ante un cambio climático?”, de donde procede el nombre abreviado de REBECA. Estas piscinas o piscinas de aire frío en las que se realizará el estudio se conocen en la literatura científica como CAP (piscinas de aire frio) y desde hace años han despertado el interés de los científicos y también de los aficionados a la meteorología.

Las bajas temperaturas alcanzadas en él motivaron la instalación de estaciones meteorológicas automáticas en algunos de esos enclaves.

Se sabe que la red Noromet (Asociación Meteorológica del Noroeste Peninsular) está instalada en la Vega de Liordes, en el municipio leonés de Posada de Valdeón, en pleno corazón de los Picos de Europao la de la meseta de los Campos de Hernán Peleaen Jaén, en la Sierra de Segura, en el marco del proyecto FrostSE, del Departamento de Geografía de la Universidad de Murcia.

Los CAP son enclaves únicos en el que la topografía (normalmente depresiones endorreicas provocadas por dolinas kársticas o cráteres volcánicos) favorece la estratificación del aire en condiciones de estabilidad atmosférica. Esto provoca que el aire más frío se acumule y descienda a los niveles más bajos, situación que puede perdurar en el tiempo. Como consecuencia, La temperatura es significativamente más baja que en el entorno, la capa de nieve es más larga y el período sin heladas es más corto.

Proyecto REBECA
Esquema holístico que muestra las principales interacciones físico-biológicas en piscinas de aire frío y los objetivos científicos del proyecto. A continuación se detallan los lugares donde se realizará el trabajo de campo. © Proyecto REBECA.

En las PAC existen condiciones muy especiales para las comunidades bióticas. Se ha sugerido que estos lugares pueden servir como refugios climáticos para la flora más sensible al calentamiento climático.. Sin embargo, se sabe muy poco sobre la ecología de estos charcos de aire frío.

Los objetivos de REBECA

El objetivo general del proyecto REBECA es la evaluación de la importancia biológica del fenómeno CAP en tres Parques Nacionales de España abarcando un amplio gradiente altitudinal y climático: Picos de Europa, Sierra Nevada y Teide. En concreto, se estudiará su componente biótica: la vegetación y la microbiota edáfica (microflora y microfauna presentes en el suelo), tanto desde el punto de vista funcional como de su biodiversidad.

Los trabajos de campo comenzaron el pasado mes de febrero en el Parque Nacional del Teidedonde se muestreó en tres localizaciones (potenciales CAP), como son el cráter Pico Viejo (a 3000 m de altitud), la Cañada de Diego Hernández y el Llano Maja. Están previstas actuaciones similares en el mes de julio en Sierra Nevada y Picos de Europacon el primer objetivo de detectar y caracterizar los CAP.

El proyecto REBECA se llevará a cabo entre 2024 y 2026 y puede aportar información de gran valor para comprender los mecanismos de resiliencia de las comunidades vegetales ante el cambio climático y proporcionar la base para la correcta evaluación de la importancia ecológica de estos microambientes.

Vega de Liordes
Vista panorámica de la Vega de Liordes, en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa. La estación meteorológica Noromet registró -35,8 oC. © Proyecto REBECA.

Durante los tres años que durará el proyecto se desarrollarán una serie de tareasque logrará los siguientes objetivos:

  1. La caracterización microclimática de las PAC y la identificación de nuevos enclaves donde puedan existir.
  2. Su caracterización biológica.
  3. La evaluación de la capacidad de aclimatación de la vegetación dominante en las CAP.
  4. La identificación del microclima y patrones vegetales funcionales.
  5. Proporciona conocimiento sobre los propios CAP y su importancia biológica.

Como miembro del equipo de REBECA, compartiremos información relevante sobre el proyecto en Meteored., a medida que se ejecutan las distintas tareas programadas. El investigador principal, José Ignacio García Plazaloa, publicó un blog del proyecto en la red y tampoco quiero dejar pasar la oportunidad de invitar desde estas líneas a todos los estudiosos de los polos fríos a seguir el proyecto y sumar sinergias.

Puede interesarte

Altera el ecosistema del muro fronterizo

05 MIN 00 SEG Grupo REFORMA Ciudad de México (26 de mayo de 2024).-21:00 horas. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *