Los vientos patagónicos juegan un papel clave en la mitigación del cambio climático, según estudio realizado con robots

fitoplancton, patagonia
Desde el espacio es posible observar la gran población de fitoplancton en la costa argentina
Cindy Fernández

Cindy Fernández 8 minutos

Un equipo de científicos utilizó robots flotantes equipados con sensores avanzados para monitorear el movimiento y la composición del polvo atmosférico sobre los océanos. Estos dispositivos permitieron a los investigadores determinar en qué medida el polvo originado en la Patagonia y que se desplaza a través del Océano Atlántico podría contribuir a la absorción de grandes cantidades de dióxido de carbono.

El Océano Atlántico Sur es crucial para el ciclo global del carbono debido a su capacidad para absorber grandes cantidades de dióxido de carbono.

La clave es que los vientos, que generalmente se mueven de oeste a este en el sur argentinoarrastran una gran cantidad de nutrientes y los transportan a la inmensidad del océano. Pero según este estudio, lo más importante es el hierro que deposita en el agua, ya que este mineral -escaso en el océano Atlántico- es el que favorece la floración del fitoplancton.

Fitoplancton: el gran regulador del clima del planeta

en su grandezael océano austral alberga grandes floraciones de plantas microscópicas conocidas como fitoplancton, que forman la base de la red alimentaria antártica. Además de agua y luz solar, el fitoplancton necesita dióxido de carbono y nutrientes como nitrógeno, fósforo y hierro para vivir. Esto último es lo que frena el crecimiento del fitoplancton, reduciendo la eficiencia de la bomba biológica de carbono.

La mayor parte del oxígeno que respiramos proviene de los océanos, concretamente del fitoplancton, que produce más del 50% del oxígeno.

Como plantas terrestres, El fitoplancton convierte el CO₂ en biomasa mediante la fotosíntesis. Cuando el fitoplancton muere, se hunde en las profundidades del océano, llevándose consigo carbono, donde permanece durante décadas o incluso cientos de años. Esto se conoce como bomba biológica de carbono y, Al eliminar uno de los principales gases de efecto invernadero de la atmósfera, ayuda a regular el clima de la Tierra.

Esta planta acuática Es extremadamente sensible a los cambios externos. Cualquier cambio en cualquiera de los nutrientes puede hacer que la población de fitoplancton crezca o disminuya significativamente., que cambia la capacidad del océano para almacenar carbono. Ahí radica la importancia de comprender cómo llegan los minerales y cómo se pueden aprovechar las capacidades de estos microorganismos.

Robots acuáticos para estudiar la trayectoria del polvo

Históricamente, para estudiar los efectos de la fertilización con hierro sobre el fitoplancton (ya sea que el hierro se derive del polvo, de otras fuentes naturales o se agregue intencionalmente), Los científicos tuvieron que emprender costosos viajes de investigación al remoto Océano Austral.

Pero El conocimiento de tales experimentos se limitó a regiones pequeñas y períodos cortos durante determinadas estaciones. Se sabía poco sobre el impacto del polvo en el fitoplancton en todo el Océano Austral. Para abordar esta brecha, los científicos han recurrido a los robots.

organizaciones de investigación ha desplegado una flota de robots en todo el mundo que monitorean incansablemente las propiedades del océano, incluida la concentración de nitrato y hierro. Con esta información calcularon el crecimiento del fitoplancton y lo compararon con la deposición de polvo.

Descubrieron que hExistió una correlación directa entre las explosiones en el crecimiento de microorganismos y el suministro de hierro. La investigación utilizó este vínculo para construir mapas de productividad del Océano Austral, lo que sugiere además que el polvo sustenta aproximadamente un tercio del crecimiento actual de fitoplancton en esta región del mundo.

Ver el pasado para entender el futuro.

Durante las edades de hielo, una combinación de condiciones más secas, niveles del mar más bajos y vientos más fuertes. Causaron que la deposición de polvo en el Océano Austral fuera hasta 40 veces mayor que la actual.

Cuando se aplicaron simulaciones de polvo de la última edad de hielo a nuestra nueva relación entre el transporte del suelo y el auge de los microorganismos, Se ha conseguido que el crecimiento del fitoplancton en aquella época fuera el doble que en la actualidad.

Por lo tanto, Al promover el crecimiento del fitoplancton, el polvo probablemente jugó un papel importante para mantener bajas las concentraciones de CO₂ atmosférico durante las edades de hielo.

Comprender estos procesos será fundamental en la lucha contra el cambio climático y esta investigación puede ayudar a predecir variaciones en el secuestro de carbono.

Por ejemplo, una estrategia propuesta para limitar el calentamiento global a 1,5°C Implica fertilizar el Océano Austral con hierro, imitando los procesos naturales que redujeron el CO₂. durante las edades de hielo.

Estos resultados indican que esta medida podría aumentar la productividad en zonas menos polvorientas del Océano Australpero persisten incertidumbres sobre las consecuencias ecológicas de esta intervención y su eficacia a largo plazo en el secuestro de carbono.

Al estudiar cómo lo hizo la naturaleza en el pasado, podemos aprender más sobre los posibles resultados y la viabilidad de fertilizar el océano para mitigar el cambio climático.

Referencia de noticias

https://phys.org/news/2024-05-robots-reveal-airborne-fertilizes-southern.html#google_vignette

https://eos.org/features/a-global-ocean-biogeochemical-observatory-becomes-a-reality

Puede interesarte

Altera el ecosistema del muro fronterizo

05 MIN 00 SEG Grupo REFORMA Ciudad de México (26 de mayo de 2024).-21:00 horas. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *