«Los jóvenes y los jueces son la esperanza»

Jackie Dugard, profesora de derechos humanos en la Universidad de Columbia en Nueva York, tiene las ideas muy claras sobre la justicia climática y la necesidad de que los jueces acudan ante los políticos para actuar en esta crisis que, según sus palabras, amenaza nuestra existencia. Parte del trabajo de este politólogo sudafricano consiste en realizar conferencias por todo el mundo para concienciar sobre cómo la crisis climática es una violación de los derechos humanos básicos. Recientemente acabó en Barcelona invitada por CaixaForum Macaya. En esta casa modernista de Puig i Cadafalch prestó atención la vanguardia y se mostró eufórico por la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sobre la falta de acción de Suiza contra el cambio climático.

¿Qué mensaje quería transmitir en Barcelona?

Bueno, el cambio climático es un tema difícil porque muchas personas no quieren hablar de ello, tienen miedo de pensar que estamos ante una crisis que amenaza la existencia de los humanos y de toda la vida en la Tierra. Muchas personas quedan inmovilizadas por el miedo y la magnitud del problema: sienten que no pueden hacer nada, por eso no hacen nada y no quieren escuchar nada.

Horizontalmente

Dugard cree que la reciente sentencia del TEDH sobre Suiza está cambiando la narrativa del cambio climático

Alex García / Propio

¡Qué panorama!

El mensaje que di es muy claro: debemos actuar ahora. En realidad, la pregunta es cómo podemos hacer algo que sea justo. Queremos intentar avanzar hacia una transición que sea justa para las personas, los animales y la naturaleza, porque creo que está muy claro que el sistema actual sirve solo al 10% de la población mundial y ha causado destrucción ambiental, marginación y opresión de las personas. . Mire, en febrero cruzamos una barrera, la de doce meses consecutivos en los que la temperatura global estuvo por encima de 1,5 grados centígrados, y ese fue el umbral inferior que el Acuerdo de París intentó impedir que alcancemos. La única esperanza es intentar actuar de forma inmediata y urgente para que podamos mantener la temperatura por debajo del aumento de dos grados.

¿Y cómo?

Ante el fracaso de los políticos, hay que recurrir a los jueces. Lo lógico sería votar para que los políticos tomen el control, pero mientras seguimos intentando movilizar la política, los tribunales ya están interviniendo a nivel internacional, regional y nacional.

Mucha gente está inmovilizada por el miedo y la magnitud del cambio climático. «Sienten que no pueden hacer nada, por eso no hacen nada y no quieren escuchar nada».


Jackie DugardEspecialista en Justicia Climática

¿Qué podemos hacer ahora?

Proveernos de modelos económicos menos extractivos y menos explotadores que emitan menos gases de efecto invernadero. Así que al menos deberíamos pensar en acelerar la transición a las energías renovables. No deberían concederse más licencias para combustibles fósiles, para plantas de carbón, para prospecciones de petróleo… Esto, por supuesto, tiene profundas implicaciones, pero la realidad es que no podemos seguir emitiendo los niveles actuales de dióxido de carbono.


Lea también

David Duster

Horizontalmente

¿Y mientras tanto?

Pues tenemos muchas opciones a nivel individual, en cuanto al consumo, por ejemplo. No necesitamos cambiar de celular cada año aunque nos lo recomienden, ni consumimos cosas que no duran mucho, podemos ser parte de una economía circular y comprar ropa de segunda mano y por lo tanto no cargar. realizar una nueva producción que genera una mayor huella de carbono. Podemos reciclar en casa, elegir lo que comemos, no apoyar la agricultura industrial. Pero al mismo tiempo diría que los tribunales están progresando en todo el mundo, a nivel internacional, regional y nacional.

¿Como ocurrió con el reciente fallo del TDEH?

Sí, la solución del litigio contra Suiza es fantástica. Porque es la primera vez que el TEDH debate el plan de un país del Consejo de Europa (46 países del continente, incluidos los 27 de la UE) para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Y decidió que el plan de Suiza no era lo suficientemente ambicioso y que necesitaba hacer más para reducirlo. Y coincide con lo que han dictaminado otros tribunales. En Estados miembros como Alemania y los Países Bajos ya se han dictado sentencias de este tipo a nivel nacional, pero esta es la primera sentencia a nivel de un tribunal europeo, que es extremadamente poderoso y, además, bastante conservador. Se trata, por tanto, de una decisión muy importante, ya que las sentencias del TEDH son vinculantes para los miembros del Consejo de Europa.

«Esta es la primera vez que el TEDH discute el plan de un país del Consejo de Europa para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y decide que su plan no es lo suficientemente ambicioso y que necesita hacer más».


Jackie DugardEspecialista en Justicia Climática

Pero otros tribunales han fallado en contra de otros grupos demandantes, ¿cada juez tiene una opinión diferente?

El ámbito del TEDH es el Consejo de Europa y esa decisión contra Suiza es vinculante en todo ese territorio. Ahora, déjenme decirles, el verdadero problema con el cambio climático es que es un problema global. Las emisiones de C02 afectan a todos, independientemente del país que las emita. Y desde una perspectiva jurídica y política es difícil porque no tenemos un sistema de gobernanza internacional claro. La ONU existe, pero no tiene policía, ejército ni mecanismo directo de aplicación de la ley. Lo único que tenemos son los órganos de tratados de la ONU y sus comités, pero no tenemos un mecanismo verdaderamente global. Entonces mi enfoque es que tenemos que ser realistas y utilizar los mecanismos que tenemos. En este momento, en mi opinión, los tribunales están produciendo una respuesta sorprendentemente activista y progresista a la crisis climática porque los tribunales son típicamente conservadores.

«Los tribunales están dando una respuesta sorprendentemente activista y progresista a la crisis climática porque suelen ser conservadores».


Jackie DugardEspecialista en justicia climática

Tras esta decisión del TEDH, ¿queda claro que el cambio climático afecta a los derechos humanos?

Oh sí. Ésta es otra pregunta importante. Ningún tratado internacional de derechos humanos menciona específicamente el cambio climático. De hecho, la mayoría de los tratados son bastante antiguos y ni siquiera mencionan el medio ambiente, y mucho menos el clima. Por lo tanto, fue un desafío incorporar ese concepto en el mecanismo de derechos humanos. Desde 1994 hasta ahora, hemos tenido la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que en realidad es un proceso diplomático en el que los políticos se reúnen cada año en la Conferencia de las Partes y hablan sobre la acción climática. La CMNUCC ha logrado que los estados miembros se comprometan con ciertas acciones a nivel nacional para reducir las emisiones de carbono, pero aunque se consideran vinculantes, no existe un mecanismo real de aplicación dentro de la CMNUCC.

Lea también

¿Es hora de cambiar los tratados?

Esta es una buena pregunta. Cuando enseño justicia climática, debatimos esa pregunta: ¿es necesario un nuevo tratado sobre el cambio climático? Y hay pros y contras. Uno de los beneficios será que explicará directamente cuáles son las obligaciones en materia de derechos humanos, cuáles son las obligaciones de los estados en relación al cambio climático. Pero, por otro lado, estos tratados son muy, muy difíciles de aprobar. Creo que podrían pasar años y años y es posible que nunca lo logremos. Creo que hasta ahora nadie ha propuesto seriamente un nuevo tratado internacional de este tipo. Entonces la estrategia es introducir el cambio climático en lo que tenemos, y esto ya está sucediendo efectivamente.

¿Hay algún avance en ese sentido?

Ahora estamos en el momento de la opinión consultiva, ya que la Asamblea General de la ONU votó en 2023 una resolución propuesta por Vanuatu para obtener una opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para hacer cumplir las obligaciones de los estados de explicar el cambio climático. . Entonces, tal vez obtengamos lo mismo que habríamos obtenido con un tratado, pero a través de esta opinión consultiva. Y al mismo tiempo ya hubo una audiencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (IDH) en Barbados para abordar el tema. Así que pronto tendremos estas dos opiniones consultivas, que explicarán cuáles son las obligaciones dentro de la ONU y del sistema interamericano.

Siempre existe la amenaza de la negación, y por eso creo que las decisiones de los jueces pueden dar espacio a los políticos para defender que no es descabellado actuar».


Jackie DugardEspecialista en justicia climática

Trump, Orban, Milei y otros líderes son claramente negacionistas del clima.

Siempre existe la amenaza de la negación, de una respuesta violenta. Por eso creo que las decisiones de los jueces pueden dar margen a los políticos para defender que no es descabellado tomar medidas y además cambiar un poco el cuento, que ya no se trata sólo de hippies locos o de gente de izquierdas.

¿Crees que aumentarán las demandas climáticas?

Yo lo creo y lo veo así. Ya hay muchísimos casos. Incluso en Estados Unidos, que tiene uno de los sistemas legales más formales y difíciles, ha habido victorias recientes en materia de medio ambiente y cambio climático.

Nadie ha propuesto seriamente un nuevo tratado internacional. Así que la estrategia es introducir el cambio climático en lo que tenemos, y esto ya está sucediendo de manera efectiva».


Jackie DugardEspecialista en justicia climática

¿Como en Montana?

Sí. Y creo que va a haber una avalancha de casos que denuncian la inacción ante el calentamiento; van a aumentar exponencialmente. Y esperemos que entonces veamos alguna acción dialéctica entre la política y la ley. Si los jueces tradicionalmente conservadores actúan, los políticos tendrán que ponerse al día.

Cuando viajas por el mundo dando conferencias, ¿tienes esa sensación de que las cosas ya están cambiando?

Yo diría que la generación joven es muy consciente. Estoy muy impresionado por lo comprometidos que están los jóvenes. Mis dos polos de esperanza son los jóvenes y los jueces. Y espero que en esta relación entre jóvenes y mayores en la sociedad y entre los tribunales y la política surja algo que nos permita lograr el cambio estructural necesario.

«Uno de los problemas que tienen los jueces es que a los demandantes les resulta difícil demostrar que el derecho a la vida está amenazado porque un juez puede argumentar que no vio que le apuntaban con un arma a la cabeza».


Jackie DugardEspecialista en justicia climática

Hasta ahora han sido un grupo de adultos mayores de Suiza los que han ganado a lo grande, más que los jóvenes. Parece extraño, ¿no?

No, no, eso es muy interesante. Las mujeres mayores argumentaron que el cambio climático las afectaba negativamente y las hacía particularmente vulnerables, pero otros demandantes se unieron para exigir protección del derecho a la vida y de las generaciones futuras. A los jueces les resulta difícil evaluar el peligro para la vida, ya que se puede argumentar que no hay ningún arma apuntando a la cabeza de los demandantes. Ahora, después del fallo del TEDH, los jueces serán más receptivos a la idea de que la amenaza es que simplemente no sabemos si nosotros, como seres humanos, podemos sobrevivir con un aumento de temperatura superior a dos grados centígrados.

Lea también

Puede interesarte

Biodiversidad para la sostenibilidad de los sistemas productivos

Las aves son indicadoras de cambios ambientales y cumplen funciones «esenciales» en los ecosistemas (REUTERS/Ueslei …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *