Las altas temperaturas provocadas por el cambio climático ponen en peligro la salud del 70% de los trabajadores en el mundo • Semanario Universidad

En Costa Rica hay evidencia clara del aumento del padecimiento de enfermedades renales en hombres, mujeres y jóvenes debido al aumento de las temperaturas, lo que se suma a numerosos casos de cáncer de piel relacionados con las condiciones laborales.

“En la platanera vimos gente desmayándose e incluso muriendo de infartos, debido a las altas temperaturas. Hace una semana, un trabajador se sintió mal, sus compañeros llamaron al jefe y murió en unos quince minutos. Hacía mucho calor y él hacía un trabajo muy duro, regando cal y abono», dijo Fanny Zamora, dirigente del Sindicato de Trabajadores de las Plantaciones Agrícolas (Sitrap).

En una finca cercana, tres meses antes, otro trabajador llegó a la fábrica empacadora sintiéndose mal. Al cabo de una hora cayó bajo el sol abrasador de la tarde debido a un paro respiratorio.

«En este momento el clima es feroz. Hace unos días encontré a un compañero que estaba tirado bajo un árbol a las 2 de la tarde sin poder levantarse. Y aunque estas situaciones suceden, muchas empresas agrícolas se niegan a suministrar suero a sus trabajadores. Lo vimos muy desmayado, quemado por el sol, incluso es común que dejen pasar el riego químico por encima de todos los que están en el campo”, dijo José Ángel Zamora, líder del Sitrap.

«En este momento el clima es feroz. Hace unos días encontré a un colega tirado bajo un árbol a las 2 de la tarde, que ya no podía levantarse.» José Ángel Zamora, dirigente sindical y trabajador de una plantación bananera.

Historias como esta se repiten en todo el sector agrícola nacional, pero también en muchas otras industrias en las que el aumento de las temperaturas causa estragos y afecta fatalmente las condiciones de salud de miles de trabajadores.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más del 70% de la fuerza laboral mundial está expuesta a graves riesgos para la salud relacionados con el cambio climático, reveló el informe Garantizar la seguridad y la salud en el trabajo en un clima cambiante.

La OIT estima que más de 2.400 millones de trabajadores -de una fuerza laboral mundial de 3.400 millones- pueden estar expuestos a un calor excesivo en algún momento de su trabajo, una proporción que ha caído del 65,5% al ​​70% desde 2000, y aumentó un 9%.

Carmen Bueno, Especialista en Seguridad y Salud Ocupacional de la OIT en el Cono Sur, publicó un artículo en el que señaló que actualmente los trabajadores suelen estar expuestos por períodos más largos y en niveles más altos que la población promedio.

«Los efectos directos de esta exposición sobre la salud pueden manifestarse inmediatamente en forma de mareos, fatiga, función cerebral reducida, insolación, síncope por calor y rabdomiólisis, registrándose incluso casos de muerte por insolación. Además, y debido a los episodios anteriores, la exposición prolongada a altas temperaturas puede aumentar el riesgo de sufrir accidentes laborales”, indicó el experto.

El informe mostró que cada año se pierden unas 18.970 vidas y 22,87 millones de lesiones laborales son atribuibles al calor excesivo, sin olvidar los 26,2 millones de personas en todo el mundo que padecen enfermedades renales crónicas relacionadas con el estrés por calor en el lugar de trabajo desde 2020.

Los grupos de trabajadores más vulnerables afectados por este riesgo son aquellos que trabajan al aire libre y en actividades físicamente exigentes como la construcción, la agricultura, el transporte y la entrega, la pesca y la silvicultura, así como aquellos que trabajan en ambientes interiores calurosos que carecen de ventilación y condiciones de ventilación. . no tener. aire acondicionado adecuado, como plantas de fabricación y almacenes.

El cambio climático aumenta su impacto

Este es sin duda un problema que afecta al territorio costarricense desde hace muchos años y que se ha visto agravado por el agravamiento del aumento de temperaturas que, según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), para 2024 zonas del país han superado los niveles de calor. a 8 grados la media de otros años.

Según Douglas Barraza, del proyecto Salud, Trabajo y Ambiente para Centroamérica (Saltra), de la Universidad Nacional, a través de investigaciones lograron determinar cómo el cambio climático afectó el desarrollo de enfermedades renales crónicas no tradicionales, producto de la influencia ambiental. condiciones.

“Primero lo vimos más en la zona de Guanacaste, pero el problema se extendió a otras zonas del país como Los Chiles, Upala, Guatuso, zonas bajas de San Carlos, entre otras. Inicialmente el impacto se centró en los trabajadores de la caña de azúcar, pero ahora sabemos que afecta a una variedad de trabajadores que realizan mucho esfuerzo físico bajo altas temperaturas”, explicó Barraza.

Otra evidencia que pudieron observar a través de estudios realizados es que antiguamente la enfermedad renal crónica no tradicional afectaba a hombres mayores de 50 años, pero actualmente afecta a mujeres y sobre todo a personas más jóvenes, quienes, no pocas veces, están expuestas a temperaturas superiores a 40 grados centígrados, fuera del trabajo, con bajas medidas de prevención, como hidratación, descanso o sombra.

Y la situación es aún más complicada para los migrantes, indicó Barraza, ya que hay una gran cantidad de personas que vienen a trabajar a diferentes zonas del país, sin seguro y que son invisibilizadas, ya que las políticas de prevención y seguimiento no llegan a ellos. .

Barraza recordó que no se trata sólo de enfermedades renales crónicas, sino que la exposición a la radiación solar se está convirtiendo en cancerígena, tanto en la agricultura como en otros sectores.

“Por ejemplo, todos los conductores, ya sean taxis o autobuses, o incluso trabajadores de plataformas de reparto, son personas desprotegidas, trabajan hasta 12 horas diarias sin hidratarse porque no tienen condiciones adecuadas para buscar baños. Son condiciones típicas de los nuevos sistemas de trabajo: ‘No te distraigas. ¡No tardes mucho en ir al baño!’

El estudio de la OIT coincide en que existen numerosas afecciones de salud en los trabajadores como consecuencia del cambio climático, entre ellas cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, disfunción renal y afecciones mentales.

Los datos muestran que aproximadamente 1.600 millones de personas están expuestas a la contaminación del aire en el lugar de trabajo, lo que provoca hasta 860.000 muertes relacionadas con el trabajo entre los trabajadores al aire libre cada año.

Más de 870 millones de trabajadores agrícolas están expuestos a pesticidas, y hay más de 300.000 muertes anuales atribuidas al envenenamiento por estos productos, lo que contribuye a aproximadamente 15.000 muertes relacionadas con el trabajo anualmente por exposición a enfermedades parasitarias e infecciosas.

Puede interesarte

Altera el ecosistema del muro fronterizo

05 MIN 00 SEG Grupo REFORMA Ciudad de México (26 de mayo de 2024).-21:00 horas. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *