El cambio climático amplifica las bacterias que matan a los olivos en el Mediterráneo

Imagen de un olivar.  (Prensa europea)
Imagen de un olivar. (Prensa europea)

Las sequías cada vez más intensas, los graves incendios, las inundaciones y el aumento del nivel del mar son sólo algunas de las consecuencias del cambio climático, que también afecta a microorganismos y especies vegetales. De hecho, el Xylella fastidiosa, las bacterias que causan enfermedades mortales que ya han destruido millones de plantas obstruyendo sus canales y tejidosbeneficiarse del calentamiento global, según comprueban investigadores del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (IFISC), centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), que fue estudiado por ‘ una nueva técnica la ha difundido durante los últimos 20 años para saber cómo será su futuro en los diferentes escenarios que marca el aumento de las temperaturas.

Estos hallazgos, publicados recientemente en un estudio en la revista científica Informes científicosdescribe cómo un aumento de más de 3 grados en la temperatura media del planeta Este sería un «punto de inflexión en el riesgo». que la bacteria, que afecta a los olivos, almendros y viñedos en los países mediterráneos, se expandirá más al norte de Europa. El clima determina la zona en la que pueden presentarse estas enfermedades, por lo que una temperatura favorable aumenta el desarrollo de brotes epidémicos.

Esto te puede interesar: España ya habrá agotado todos los recursos naturales que le corresponden en 2024

«El cambio climático es la clave para impulsar y propagar enfermedades en las plantas de todo el mundo», afirma el científico Manuel Matías, del IFISC-CSIC-UIB y autor de esta investigación. El equipo que dirige tiene el efecto contagioso de definir Xylella fastidiosa en cuatro etapas diferentes de crecimiento continuado de las temperaturas previstas para los próximos años y en todas ellas se repite el patrón de aumento del riesgo de infección por el aumento de temperatura, según informa el CSIC en un comunicado publicado este jueves.

Cabe recordar que hasta hace diez años esta bacteria no era detectada en Europa y se consideraba un patógeno limitado exclusivamente al continente americano, donde en Estados Unidos generó importantes pérdidas en el sector vitivinícola. Las plantas infectadas producen pocos frutos de mala calidad, sus hojas se decoloran, se necrosan y caen, y las enredaderas pueden morir a los pocos años.

En relación a los focos europeos analizados, los insectos del grupo de los árboles del pan -también conocidos como cigarras o chicharras- se consideran el principal y único vector transmisor. La rápida propagación de la enfermedad ya ha provocado la destrucción de cultivos en Italia, y también Este es el culpable que tuvo que arrancar miles de almendros en Baleares y Alicante.

No hay duda de que el cambio climático es uno de los mayores desafíos para la política agrícola de la Unión Europea. De ahí la importancia saber qué pasará en determinadas regiones para poder tomar mejores decisiones en el futuro y prevenir el posible impacto de la enfermedad en los cultivos. Por ello, los científicos han cuantificado el riesgo de infección por estas bacterias a diferentes escalas.

Esto te puede interesar: La prostitución en España sigue en el limbo de la legalidad y las trabajadoras sexuales siguen sin ser escuchadas: «Queremos derechos»

A partir de un análisis de la superficie de riesgo por países, los científicos compararon cómo en un escenario inicial que preveía un aumento de temperatura de 1,5 grados, Portugal y Grecia se enfrentan al mayor riesgo de contaminación, con un 12 % y un 2 % más, respectivamente. Un escenario que, con otros 4 grados, se elevaría a un riesgo «sorprendente», admiten, del 47% y del 63%. Los autores describen cómo en este escenario Francia e Italia también experimentarían un riesgo «relevante», aunque menor. En el caso de España, segundo productor de vino, explican que el riesgo se mantendrá similar a los niveles actuales.

Viñedos en Cataluña.  (Prensa europea)
Viñedos en Cataluña. (Prensa europea)

Una situación que contrasta con las zonas con denominación de origen, donde un aumento de más de 2 grados pondría en grave peligro los cultivos vitícolas, como los del sureste de Francia; Penedès, en España; la Bairrada portuguesa o la Toscana, en Italia entre otras.

La investigación concluye argumentando que la nueva información servirá para gestionar mejor los recursos destinados a la prevención y así priorizar áreas según su porcentaje de riesgo de infección. Una forma en la que, a pesar de la incertidumbre, Europa pueda tomar mejores decisiones y estrategias efectivas para mitigar los riesgos que plantea la enfermedad de Pierce. Una forma, afirman los científicos, de proteger el futuro de la viticultura frente al cambio climático.

Puede interesarte

Altera el ecosistema del muro fronterizo

05 MIN 00 SEG Grupo REFORMA Ciudad de México (26 de mayo de 2024).-21:00 horas. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *